El notario - de cara al futuro.

Los notarios tienen un papel de liderazgo en el ámbito jurídico electrónico. Las firmas electrónicas con atributo notarial ahora disfrutan de la misma confianza que un sello de notario con la firma manuscrita del funcionario.
Los procedimientos jurídicos electrónicos no pueden recurrir a certificados en papel y firmas. La prueba de quién ha hecho una declaración y que esta declaración corresponda con lo que el emisor ha puesto en circulación, debe ser considerada de una manera diferente.

La Ley de Firmas ofrece para ello diferentes métodos de encriptación. Con este procedimiento se codifican documentos electrónicos y, por tanto se protegen contra la falsificación y que sean clasificados a otro remitente determinado. Este emisor se identifica por un certificado que se adjunta al documento electrónico. El certificado también puede proporcionar información sobre si el remitente está autorizado a dar algunas declaraciones, ya sea como miembro de un gremio o como representante de otra persona.

Por otra parte, las organizaciones notariales profesionales están trabajando activamente para aplicar las instrucciones correspondientes a los requisitos de adaptación electrónica legal, sin que se produzca una pérdida de seguridad jurídica.